domingo, 30 de octubre de 2011

El Orientador Experto, de Gerard Egan y, Yo Estoy bien, tú estás bién, de Thomas Harris.

El Orientador Experto,
Autor: Gerard Egan

El día de hoy, se continuaron las exposiciones dentro del aula. En turno el Equipo No. 2, conformado por: Ramos García Alba Rocío, Santos Medrano Elba Angelina, Delgado Zavala Rigoberto, Martínez Barrera Ma. Luisa, Lorenzo Meza Yesenia y Berenice Soto Beltrán, quienes expusieron el tema del libro completo sobre: El Orientador Experto, del Dr. Gerard Egan, el cual es considerado un texto básico introductorio en destrezas de ayuda interpersonal en áreas como:

1.- Servicio social,
2.- Enfermería,
3.- Asesoramiento diverso,
4.- Psicología
5.- Psicoterapia,
6.- y otros...

Este libro se basa prácticamente en el marco teórico creado por el movimiento del crecimiento humano, del cual son pioneros el Dr. Carl Rogers y Robert Carkhuff, en la teoría del aprendizaje y los principios subyacentes en el cambio y mantenimiento de la conducta, postulados por B.F. Skinner.

Este libro es además, un modelo de desarrollo en tres etapas consecutivas:
1.- Exploración y aclaración de problemas,
2.- Establecimiento de los objetivos, y,
3.- Acción; (lo acompaña un manual de entrenamiento del mismo autor)

ASPECTOS SOBRESALIENTES DEL LIBRO:
1.- Presenta detalladamente el modelo humanista desarrollado por Rogers, Carkhuff y Skinner.

2.- Tanto el libro como el manual enseñan habilidades específicas, como son:
- técnicas de entrevista,
- relaciones interpersonales,
- manejo de dinámica de grupos,
- orientación educativa
- Psicología y Psicoterapia, entre otros.

Como segunda parte de la clase de hoy, tuvo participación en las exposiciones, el Equipo No. 3, conformado por: Elvia Molina Morales, Élida Pérez Carlón, María del Socorro, Anahí Guadalupe Leal Escalante, María del Sol Castro, Ma. del Pilar Elvira Mauleón, Ma. de Lourdes Pérez Rivera y Nadia Paulet Adame Moreno, quienes expusieron el tema completo del libro: Yo Estoy Bién, Tú Estás Bién, del Autor: Thomas Harris, una excelente obra de la cual voy a ampliarme un poquito más, pero vale la pena, ¿Me siguen por favor?


Yo Estoy Bién, Tú Estás Bién.
Autor: Thomas Harris

Capitulo 1:
Freud, Penfield y Berne

En el transcurso de la historia aparece una impresión de la naturaleza del hombre: el hombre posee una naturaleza múltiple, el conflicto entre el hombre interior y el exterior, es decir el hombre que se encuentra por lo general actuando de manera determinada en el mundo exterior y así mismo interactuando con todo lo que le rodea, y por otra parte el hombre oculto o interno, aquel que sólo es el reflejo de todo lo aprendido a lo largo de toda su vida.

Freud proponía en su teoría que estos dos bandos a los que nos referimos, se encuentran en el inconciente del individuo y les dió el nombre de superego y superyó.

El científico Wilder Penfield, un neurocirujano de la universidad de Montreal, desarrolló un método que consistía básicamente en que en el transcurso de las operaciones a pacientes de epilepsia focal, Penfield tocaba la corteza temporal del cerebro con una débil corriente eléctrica, a través de una sonda galvánica. En todos los casos el paciente con anestesia local permanecía conciente y podía hablar con Penfield, dado el caso Penfield recavó una serie de extraordinarios casos.

Penfield descubrió que el electrodo estimulante podía suscitar recuerdos del paciente claramente derivados, y la experiencia psíquica cesa al retirar el electrodo y se repite al aplicarlo de nuevo.

Los recuerdos se registran con todo detalle, no sólo los acontecimientos sino también los sentimientos que acompañaron al evento. La imagen producida no es estática, sino que cambia como cuando se vió por vez primera y se reproduce con todos los componentes del día, hora y fecha del acontecimiento.

Erik Berne, creador del análisis conciliatorio dice: La unidad de relación social recibe el nombre de: Transacción (o Conciliación). El análisis conciliatorio es el examen de esa transacción o conciliación en la que:

(En palabras textuales del propio autor): Este libro no estriba en la presentación de nuevos datos, sino también en dar respuesta a la cuestión de por qué la gente no vive ni la mitad de bien de lo que sabe cómo debería vivir. Yo estoy bien, tú estas bien, trata de explicar desde cómo es el comportamiento humano, incluyendo muchos datos que también científicos, filósofos, médicos, etc., para explicarlo desde muchos puntos de vista cómo es que el ser humano se comporta el solo, y con los demás.

El libro comienza explicando cómo es que tenemos recuerdos que van de la mano con los sentimientos; o sea, cómo la frase mejor lo explica: “Recordar es volver a vivir”. Esto se debe a que el cerebro es una máquina grabadora de emociones, sentimientos, vivencias, etc. Que se nos van grabando desde que nacemos y así vamos creciendo, entonces lo pasado se nos va grabando para el futuro e ir viviendo el presente.

Nos dice el autor, que el recuerdo permanece intacto en la memoria del sujeto aún cuando éste ya no es capaz de recordarlo. Y todo esto es la base para explicar lo que es la conciliación. Que esto se refiere a cuando dos o más personas empiezan una conversación y una de ellas tendrá que empezar y otra contestar. Se da la interrelación y así sucesivamente.

Capítulo 2
El Padre, el Adulto y el Niño: (P.A.N.)
Para el análisis de la conciliación se explica que la persona tiene en su SER, tres partes: el Padre, el Adulto, y el Niño.

La personalidad de cada una de estas partes que una persona tiene en su interior se identifican dependiendo de su vocabulario, expresiones, gestos, la manera en que responde, etc. Son muchos los factores que cada parte tiene.

Cuando las personas interactúan en cualquier contexto, se produce inevitablemente una transacción social en la que una persona reacciona frente a la otra. Al estudio de tales transacciones se le ha dado el nombre de: Análisis Transaccional. El término fue propuesto primeramente por el Dr. Eric Berne en la década de los 50's, y se refería a un tipo de psicoterapia. El análisis transaccional parte de la premisa de que hay en cada personalidad los elementos de Padre, Adulto y Niño. Las personas interactúan entre sí desde estas tres posiciones psicológicas distintas conocidas como estados del Yo. Se considera que todas las personas funcionan desde una de las tres posiciones o estados del yo y mantienen códigos de lenguaje específicos en cada caso.

Las personas que actúan desde el estado del Yo Padre suelen ser protectoras,
controladoras, estimuladoras, críticas o estimuladoras. Pueden referirse en forma dogmática a las normas y políticas, con pabras "siempre", "nunca", "debe", "debería"; de la retroacción evaluativa global, como "que tonto eres"; de la retroacción descriptiva específica, como "me irrita que dejes los papeles desorganizados"; declaraciones que inducen culpabilidad, como "si me respetaras" e indicaciones físicas, como señalar con el dedo de manera acusatoria. El estadi del Padre en nosotros puede emplear retiro del afecto y fundamentalmente trata de resolver los conflictos desde la óptica de la obligación, haciendo uso del poder que tiene.

El estado del Yo Adulto se expresa en un comportamiento racional, calculador, objetivo y no emocional. Estas personas tratan de mejorar las decisiones bajo el enfoque de las preguntas, se interesan en el cómo, cuándo, dónde, por qué; buscan hechos concretos e información y mantienen discusiones objetivas. Se muestran en una diversidad de frases como "ya veo", "considero", "desde mi punto de vista", "en mi criterio". Enfatizan en la solución de problemas y son cooperativos en la solución de conflictos. En términos de poder, se consideraría el directivo idóneo.

Por ultimo, el Estado del Yo Niño que está en nosotros, refleja las emociones desarrolladas en etapas infantiles, se comporta descuidadamente en su postura, aparta la mirada o baja la vista. Es dependiente, espontáneo, creativo, competitivo y encara la solución de conflictos mediante la elusión y la flexibilidad en la situación.

Las conversaciones que mantenemos son una mezcla de los tres estados del YO. Cada uno de ellos tiene características positivas y negativas. Nuestro tono de voz, las posturas, los gestos y las expresiones faciales pueden reflejar en nosotros el estado del YO. De acuerdo con los tipos de transacciones que se establezcan, podrán aparecer o no diferentes tipos de conflictos dados en el propio marco de las relaciones.

Las transacciones en las que el estado del Yo del emisor y receptor son compatibles en cuanto a la direccionalidad de las respuestas y se representan de forma paralela, son las llamadas transacciones complementarias. Por otra parte, las transacciones cruzadas o no complementarias interrumpen la comunicación.

El análisis conciliatorio, es el método de examinar esa transacción o conciliación en la cual “yo te hago algo a ti y tú me haces algo a mí en respuesta y de determinar qué parte del individuo de naturalezas múltiples “entra en juego”

Capítulo 3
Las cuatro actitudes vitales:
El análisis conciliatorio elabora la siguiente clasificación en las cuatro posiciones vitales posibles adoptadas respecto de uno mismo y de los demás: (Se me ocurre que esto tiene relación con la ventana de Johari.
1.- Yo estoy mal –tú estás bien.
2.- Yo estoy mal –tú estás mal.
3.- Yo estoy bien –tú estás mal
4.- Yo estoy bien –tú estás bien.

Capítulo 4
Podemos cambiar:
Este capítulo nos habla de la cantidad de datos arcaicos que traemos desde la niñez. Trata sobre los asuntos inacabados, sobre la incapacidad para la toma de decisiones y como solución, se propone la precisión de saber ordenar los tres juegos de datos, es el del Padre, el segundo el del Niño y el tercero el del Adulto.

Capítulo 5
El análisis de la conciliación:
La conciliación consiste en un estímulo procedente de una persona y una respuesta a ese estímulo por parte de otra, cuya respuesta se convierte a su vez en un nuevo estímulo al cual debe responder la primera persona.

El análisis tiene por objeto descubrir qué parte de cada persona –El Padre, el Adulto o el Niño- da lugar a cada estímulo y a cada respuesta. Hay muchas claves para ayudar a identificar cada una de ellas… de eso se trata este capítulo.

Capítulo 6
En qué nos diferenciamos:
En este capítulo encontramos las diferencias que existen en el contenido del Padre, Niño y Adulto de cada persona, y que es justamente en cada persona que son distintos. Se consagra este capítulo a analizar esas diferencias funcionales y los dos tipos de problemas funcionales que son: La contaminación y la exclusión.

Capítulo 7
Cómo empleamos el tiempo:
Nos dice el autor en este capítulo: “Una de las aventuras científicas más espectaculares de este siglo es la exploración del espacio. No nos basta comprender que es infinito. Queremos mojones o, por así decirlo, plataformas para nuestros satélites, o puntos de referencia hacia los cuales podamos dirigir nuestros vehículos espaciales. Queremos aprehender el espacio; definirlo; en cierto modo, utilizarlo, aprovecharlo.

Se nos habla de la estructuración del tiempo y sobre las conciliaciones entre personas, de entre las que se ha podido establecer seis tipos reexperiencias, que incluyen a todas las conciliaciones. Esos tipos de experiencias son: ausencia, rituales, actividades, pasatiempos, juegos e intimidad. Aquí se explica como Berne coincibe a cada una de esas experiencias.

Capítulo 8
El P-A-N y el Matrimonio:
En este capítulo se hace clara la evidente necesidad de analizar por separado, la forma cómo interactúan el Padre, el Niño y el Adulto de cada uno de los cónyuges o futuros cónyuges, y ver cómo interactúan, con el fin de saber si hay o no compatibilidad de caracteres, y en caso de que no los hubiere, cómo se podría llegar a acuerdos mutuos para que la relación sea adecuada, favorable y perdurable. A eso se enfoca todo este capítulo.

Capítulo 9
El P-A-N y los niños:
El capítulo va enfocado a conocer las variantes que intervienen en la interacción de los niños con sus padres y de lo difícil que resulta a veces una buena comunicación entre ambos, pero el autor insta a conocer que el mejor modo de ayudar a los niños, es ayudar a los padres. Si a los padres no les guara lo que hacen sus hijos, no es sólo a los hijos a quienes se debe cambiar. Entonces, este capítulo tiene por objetivo ayudar a los padres a ayudar a sus hijos. “Los expertos” no pueden sustituir a los padres en esta tarea.

Capítulo 10
El P-A-N y los adolescentes:
De igual manera, fluye la lectura en torno a cómo el Padre, el Niño y el Adulto de los adolescentes se manifiesta en el hogar, con la familia, con los amigos y con la sociedad en general. La forma cómo el Padre del Adolescente se impone categóricamente y encara al Padre del Padre que resulta disgustado por la toma de decisiones desaforadas de su hijo adolescente que pretende tomar los roles de Padre ante su autoridad imponiéndose y creando relaciones cruzadas de conflicto emocional. El autor nos pone ejemplo de ello en este capítulo.

Capítulo 11
Cuando es necesario el tratamiento:
El autor nos dice: Si una persona se tuerce un tobillo, puede andar cojeando y muy posiblemente se repondrá por sí sola de la torcedura. Aún cojeando, puede hacer cierto uso del tobillo torcido. Sise rompe una pierna, necesitará algo que se la inmovilice mientras el hueso se suelda. El primer problema es de simple dificultad; el segundo de invalidez. En el primer caso, las atenciones médicas habrían resultado útiles; en el segundo eran imperativas.

En cuanto a la necesidad de tratamiento para los problemas emocionales ocurre algo parecido. El adulto de una persona puede verse obstaculizado por viejas grabaciones del pasado, pero puede arreglárselas para superar las dificultades o resolver los problemas sin someterse a tratamiento.

El tratamiento mediante el análisis conciliatorio o transaccional es una experiencia de aprendizaje mediante la cual un individuo descubre la manera de seleccionar los datos que intervienen en sus decisiones.

Capítulo 12
El P-A-N y los valores morales:
En este capítulo se nos habla sobre el código moral racional, sobre si es posible o no, llegar a acuerdos sobre los valores morales, sobre los valores mismos de las personas y la manera reflexiva como expresa los conceptos de universalidad referente a las dificultades relativas o comparativas, y de que es difícil creer que las personas son importantes y también es difícil creer que no lo son, etc. Nos habla también este autor en el capítulo presente, sobre el juego original como pecado original, el P A N y las experiencias religiosas, la terapéutica de la realidad entre otros.

Capítulo 13
Repercusiones sociales del P-A-N:
Aquí el autor cita a varios autores sobre lo que opinan en relación al ser humano irracional y sus conductas humanas. Y hasta qué punto llegamos a ser irracionales cuando actuamos en grupos o en masas, haciendo comparaciones con las generaciones jóvenes y sus actitudes.

Se ve también sobre el aspecto de las conciliaciones internacionales, sobre los vencedores y los vencidos, en fin, darnos cuenta de cómo el autor de este libro pretende confiarlo a la esperanza para la supervivencia de la humanidad.
¡Excelente obra! y hasta la próxima semana amigos.

Con mis respetos,
Doral

p.d. Si deseas más información sobre estos libros, por favor comunícate con nosotros, y con mucho gusto te atenderemos a la mayor brevedad posible. Nuestro correo electrónico es: doralorama@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada